PRESENTACIÓN

 

 

Desde hace ya varios años, un grupo de profesores de Ciencia Política de la Universidad de Santiago de Compostela, del ICPS de la Universidad Autónoma de Barcelona, de la Universidad de Granada y de la Universidad del País Vasco hemos sentido la necesidad de disponer de datos representativos de la evolución política y social de nuestras respectivas comunidades autónomas para nutrir nuestro quehacer investigador. Y al mismo tiempo que comenzábamos nuestro acopio de datos, se nos hizo patente que, además del perfil investigador al que nos orientábamos, podíamos y debíamos cubrir una esfera de información y formación de la ciudadanía tan propia del entorno universitario en el que desarrollábamos nuestro trabajo. Por este motivo, no fue extraño que, de manera independiente, cada uno de los cuatro barómetros que hoy presentamos aquí comenzase un proyecto de difusión dentro de su comunidad, a fin de transmitir a los políticos y a la ciudadanía la evolución de nuestras respectivas sociedades.

Obviamente, las diferencias entre estas cuatro comunidades produjeron focos de interés diverso, dando lugar a cuerpos de investigación también diferenciados. Sin embargo, con el paso del tiempo la propia estructuración de los trabajos se fue haciendo más homogénea, y los puntos de interés, convergentes. Desde el momento en que la proyección de las distintas entregas fue tomando un lugar destacado en la agenda de medios de comunicación y políticos en cada una de las cuatro comunidades autónomas, conducidas siempre por un criterio de rigor metodológico y de absoluta independencia en la elaboración de las conclusiones, la necesidad de enriquecer los trabajos desde una escala más amplia hizo que las colaboraciones y los intercambios entre los distintos grupos de investigación responsables se convirtiesen en el germen de una vinculación cada vez más estrecha y, sobre todo, más continuada y sistemática.

De este modo, la importancia que para uno de nosotros adquiría el propio desarrollo político y social de cada una de las comunidades autónomas en las que trabajábamos, se iba trasladando a un ámbito más amplio en el que la evolución de cada comunidad autónoma daba cuerpo a una visión más global desde el punto de vista de la estructuración política y social del Estado. El hecho de que las dinámicas políticas autonómicas confiriesen una marca esencial, a través del propio impacto institucional, en el diseño no cerrado del Estado, provocó que, al margen de los campos de investigación que cada uno de los grupos iba abriendo, el interés común en el desarrollo de una tarea de dimensiones más amplias fuese gestando su propio futuro.

Hoy, como consecuencia de ese encuentro de intereses, nace el Observatorio de Política Autonómica (OPA), un proyecto compartido de conjunción de esfuerzos, de puesta en común de conocimientos, con la idea de maximizar el valor, científico y también social, de los distintos bancos de datos disponibles, desde el punto de vista no sólo cumulativo sino, también de sistematicidad. El Observatorio de Política Autonómica supone un intento de generar una base de datos a nivel autonómico, conservando las raíces y las razones que dieron origen a sus cuatro hermanos mayores, y desde el mismo carácter de independencia y rigor técnico que aportan las cuatro universidades que lo vieron nacer.

Esta primera entrega, como bien puede observarse, constituye el número cero de nuestra maquinaria y está lastrada por los ajustes que han tenido que sufrir los diferentes corpus para afrontar esta tarea común. Por este motivo, en algunas de las preguntas se notan las carencias de alguna comunidad autónoma y las mismas fechas de realización de los barómetros son muy diferentes; mientras que los sondeos de Andalucía, Cataluña y País Vasco se realizaron durante el último trimestre de 2001, el correspondiente a Galicia se efectuó en la primavera de 2002, a una aconsejable distancia temporal de las elecciones autonómicas de octubre de 2001.

Sin embargo, nos parecía fundamental, pese a estos desajustes, comenzar por mostrar conjuntamente los datos de que disponíamos, para dar a conocer a nuestra comunidad científica y a la ciudadanía la intención de llevar adelante esta tarea de un modo ordenado y sistemático. Este número es, pues, más una presentación de futuro que un avance de resultados, pero constituye la base de lo que será el futuro inmediato, en cuanto a contenidos y sistematicidad del OPA.

Como también es natural, en este primer número no aparecen series de ediciones anteriores que constituirían una segunda esfera del cuerpo ordinario de esta presentación. En cualquier caso, los contenidos que constituyen al cuerpo del OPA se han definido como constantes, independientemente de que en ocasionales coyunturas pueda resultar de interés introducir temas específicos. Estos contenidos se agrupan en torno a doce temas y pretenden maximizar el valor científico del OPA antes que su faceta de proyección mediática:

Valoración situación personal.

Valoración situación socio-política de su CA y de España.

Satisfacción y sentimientos respecto a la democracia.

Interés por la política (general, estatal, autonómica, local).

Valoración gestión gubernamental: España y CA (no instituciones).

Ubicación en la escala ideológica.

Sentimiento nacionalista subjetivo.

Preferencias sobre la articulación territorial del Estado.

Valoración del trato que reciben las CC.AA. del gobierno central.

Simpatía partidista

Conocimiento y valoración de líderes.

Valoración de la pertenencia a la UE.

 

Cada uno de estos contenidos esboza una perspectiva del funcionamiento de nuestras comunidades autónomas y, seguramente, a lo largo de sucesivas ediciones deberemos analizar su desarrollo dedicando mayor espacio de esta introducción a explicar los factores de dicha evolución. Por el momento no quisiéramos que este prólogo sirviese más que para presentar una comunidad de intenciones que es, todavía, el germen de un proyecto que esperamos sea útil para todos nuestros colegas.

Finalmente, no podemos dejar de señalar el amplio espacio de independencia que todavía disfruta la universidad española y que nos ha permitido, a cada uno de nosotros, conducir durante años este trabajo sin injerencia alguna por parte de poderes políticos, sociales y universitarios, para beneficio y satisfacción de todos. Ojalá ese principio de autonomía que en su día alumbró los proyectos de Andalucía, Cataluña, Galicia y el País Vasco permita, ahora, el feliz desarrollo de este Observatorio de Política Autonómica.

 

© opa151.com